¿ Porque los ñiños de 2 años tienen pataletas?

pataleta

Las pataletas son como las tormentas de verano –  sorpresivas e intensas. Sin embargo, la mayor parte de las veces se van tan rápido como llegaron. De un minuto a otro puedes pasar de estar disfrutando una comida a fuera con tu hijo, a quejidos, llantos y gritos, pidiendo volver a casa. Los niños de 2 años son proclives a estos episodios.

Aunque a veces nos podemos preocupar de estar criando a nuestro hijo como un pequeño tirano – a esta edad es muy poco probable que sus pataletas  busquen manipularnos. Estas pueden ser  la respuesta de nuestro hijo a la frustración que siente. Muchas veces, a los dos años, las habilidades de lenguaje – o la falta de ellas – son la causa.

Según Claire B. Kopp, profesora de psicología del desarrollo en la Universidad de  Claremont en California, ” A los dos años los niños están comenzando a entender más y más palabras , pero su habilidad para articular sus sentimientos y necesidades aun es escasa,” esto hace que nuestros hijos se frustren cuando no pueden expresar como se sienten.

¿Que hacer cuando nuestro hijo tiene una pataleta?

No pierdas el control. Las pataletas son difíciles, además de patadas, gritos y  revolcones en el suelo, el repertorio de nuestros hijos puede incluir arrojar cosas, pegar e incluso contener la respiración hasta ponerse azules ( no se preocupen van a respirar eventualmente).

Cuando nuestros hijos están con una pataleta, no responden a ningún racionamiento, pero si responden- y muy negativamente – a las amenazas y gritos.  Según una mamá  “Mientras más le gritaba a Matías para que parara, peor se ponía “. Lo que si le funcionaba era sentarse con él mientras chillaba. Dejar la pieza de un portazo — por muy tentador que pueda ser — puede hacer que nuestro hijo se sienta abandonado.  La tormenta de emociones que esta sintiendo puede asustarlo, y te puede necesitar cerca. En vez de dejarlo en el suelo, acércate. Si no esta pateando y gritando mucho, tómalo y abrázalo. Es probable que tu abrazo lo reconforte, y se calme antes.

Recuerda que tu eres el adulto No importa cuan larga sea la pataleta, no cedas a demandas no razonables o negocies con tu hijo, mientras este esté gritando. Esto es especialmente tentador cuando estos episodios ocurren en lugares públicos.  Trata de no preocuparte de lo que otras personas piensen – cualquiera que haya sido padre, ha visto pataletas antes. Al ceder, sólo le estas enseñando a tu hijo, que gritando consigue lo que quiere, y estas sentando las bases para problemas de comportamiento en el futuro. Las pataletas asustan lo suficiente a nuestros hijos, para más encima hacerlos sentir que estamos nosotros fuera de control.

Si las pataletas de nuestros hijos de dos años escalan a un punto de pegarle a la gente o a las mascotas, de arrojar cosas o gritar sin parar, levántalo y llévalo a un lugar seguro como su pieza, en donde no se pueda hacer daño. Explícale porque esta ahí ( Ej: “le pegaste a tu hermana” ), y hazle saber que se quedará ahí hasta que se calme.  Si te encuentras en un lugar público – lugar común de pataletas – tienes que estar preparada para irte, hasta que tu hijo retome el control de si mismo.

” Mi hija tuvo una pataleta terrible porque los tallarines que le ordenamos en un restaurante llegaron con perejil picado encima ,”  recuerda otra mamá. ” A pesar de que me daba cuenta de ella estaba molesta, no podía dejarla arruinar la comida de todo el resto. La saque afuera hasta que se calmo. “

Convérsalo después. Cuando la tormenta amaine, acércate  a tu hijo y conversa sobre lo que sucedió.  Hazle explicito  que entiendes su frustración, y ayúdale a poner sus sentimientos en palabras, diciendo algo como: “Tu estabas enojada porque tu comida no estaba como tu la querías” sugiere Kopp.  Déjale ver que una vez que logre expresar su molestia en palabras, conseguirá un mejor resultado.

Trata de evitar situaciones generadoras de Pataletas. Presta atención a las situaciones que hacen que tu hijo pierda el control y planifica para evitarlas. Por ejemplo, si tu hijo se pone insoportable cuando tiene hambre, llévale un snack para el camino. Si tiene problemas en las transiciones de una actividad a la otra, empieza a darle alertas gentiles de que el cambio se acerca.  Avisarle que ya va a ser hora de dejar la plaza e ir a comer a la casa, le da la oportunidad de ajustarse en vez de reaccionar.

Tu hijo esta descubriendo que es ser independiente, es por eso que es importante ofrecerle opciones cuando sea posible.   Decirle “¿ Te gustaría comer zanahorias ?” en vez de “¡ Comete el choclo!” le dará un sentido de control.  Monitorea cuantas veces le estas diciendo que NO, también.  si le dices no a todo, es probable que les estés poniendo un estres innecesario a ambos. Relajate y elige tus batallas – después de todo, ¿realmente arruina tu horario dejarlo jugar 5 minutos más en la plaza?

Más información sobre como crianza de tu preescolar en los libros y DVD’s del Dr Karp.

http://www.pilpil.cl:8002/products/dvd-happiest-toddler

http://www.pilpil.cl:8002/products/libro


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: