Chile, digamos no a la Publicidad de Sucedáneos de la Lactancia Materna

En los años 80, las organizaciones internacionales UNICEF/OMS preocupados por la declinación de la lactancia en el mundo citaron a una reunión de representantes de países y de las empresas productoras de sucedáneos de la leche materna (fórmulas lácteas). Se acordó con voto casi unánime (excepto 2 países, entre ellos USA), redactar un Código de “reglas del juego” de como comercializar estos productos. Los países  se comprometieron a legislar esto.
Chile aun no ha legislado, pero desde los años 90 el código es parte de una normativa del Ministerio de Salud que impide que las empresas hagan publicidad al público.
Este año, a raíz del incremento de la obesidad en Chile, se lanza una ley de rotulados y comercialización de alimentos. En esta ley se incluyó la frase: Se prohíbe la publicidad de los sucedáneos de la leche materna. En el Congreso se logra un acuerdo  de aprobar la ley por unanimidad, con la condición de que el Presidente vete esa frase.
Al vetar la frase, las empresas van a estar libres de hacer su publicidad. El problema es que la competencia no es entre las diferentes fórmulas, que son todas casi iguales, sino con el gran producto que es la leche materna.
Parece ridículo que ganarán contra un producto que tiene TODOS los nutrientes que necesita un lactante durante los primeros 6 meses, y la gran mayoría de lo que necesita hasta los 2 años. Como ejemplo, las fórmulas incluyen un ácido graso de cadena larga que es importante para el desarrollo cerebral y la leche materna tiene 70 diferentes tipos de esos ácidos grasos. Además traspasa hormonas, factores de crecimiento, células que se activan y protegen al niño, porque es un producto vivo y personalizado. Además pasan muchas cosas entre la mamá que amamanta y el niño, que favorecen el apego.
El problema está en nosotras las mujeres, que siempre dudamos de si lo hacemos lo suficientemente bien.  Y esto nos hace vulnerables a la propaganda de productos que son “tan buenos” para nuestro hijo, que pide mamar a cada rato, llora o no ha subido los gramos que el pediatra esperaba.
Tomemos conciencia para defendernos de la propaganda.

Verónica Valdés, Pediatra

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: